Cómo nos cambian los años…

Hace ya unas cuantas publicaciones que no rememoramos tiempos pasados, así que aquí va una muestra de que antes de enfundarse el traje y la corbata en el corazón de Pablo Aretxabala existió un monitor eskaut capaz de hacer fuego y todo, actividad ilegal hoy en día sólo apta para delincuentes sin escúpulos.

Partekatu!