Conclusiones y consecuencias de la merienda

La merienda pasó, y en ella la comisión del quince aniversario nos presentó en sociedad el trabajo que llevan un tiempo organizando:
El aniversario se celebrará un fin de semana, el del 18 y 19 de marzo.
Dicho fin de semana consta de varias partes:
Una primera parte el sábado por la mañana de compartir con el pueblo, una gran fiesta con un castillo hinchable, juegos y talleres, txikigune, zancos y cabezudos, aderezado con música y con la actuación estelar de “Los Pedritos”, en un escenario que nos montará el ayuntamiento.
A eso de las 14:00 recogemos el txiringuito para ir a Trinitarios donde tenemos comida popular, con menú de Gastronomía Baska, donde esperamos a más de cien personas por el módico precio de alrededor de diez euros el menú.
Contaremos viejas batallas y esperamos que la sobremesa se prolongue sin fin, para lo cual tendremos preparada una presentación fotográfica, además de un museo con los objetos más legendarios de la historia de nuestro grupo.
Ya para el Domingo dejaremos una especie de Ibilaldi para el entorno del grupo por la zona de Bolue para después celebrar con la Comunidad parroquial una eucaristía de fin de fiesta, agur eskaut y para nuestras casas soñando con cumplir muchos más.
En la merienda digamos que nos pusimos hasta las botas, compartimos un momento informal con algunos padres y madres, y echamos algunas risas con antiguos monis ojeando alguna foto, el local y el pasotorre, pero quizá nos faltó demasiada gente y el ambiente fue un poco frío a la hora de fomentar la participación, pero la fiesta pinta bien y estamos convencidos y empeñados en que la cosa salga a pedir de boca, y esta merienda ha supuesto el inicio de la cuenta atrás irremediable hacia un cumpleñaos memorable:

Eskubeltz Beti Prest
Partekatu!