Nos formamos

Nuestra educación en el tiempo libre se basa en la cooperación entre personas y en valores como el respeto, la justicia, el compañerismo, la empatía, el altruismo, la autosuperación o el voluntariado. El aprendizaje es mutuo: los chavales aprenden  conviviendo con otras personas y bajo los objetivos educativos que se marcan sus monitores. Apostamos por un modelo de persona crítica, activa y comprometida con la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Nuestros chavales están en constante aprendizaje, pero también los monitores no paramos de descubrir y saber cosas nuevas. Como educadores, no podemos quedarnos atrás y debemos prepararnos para afrontar las necesidades de los educandos. De la misma forma que los chavales están en constante evolución, nosotros también.

En el movimiento eskaut, la formación del monitorado es imprescindible para ofertar una educación de calidad. Nuestra delegación, Euskalerriko Eskautak Bizkaia (EEB), forma parte de la Escuela Diocesana de Educadores (EDE) y en ambas, hay una persona experta encargada de asesorar y ayudar a los distintos grupos.

Por todo ello, a pesar de que nuestra labor es voluntaria, apostamos por una titulación regulada por la Administración. Para ser educador en el grupo es imprescindible tener, al menos, el título de monitor de tiempo libre. Con los años de recorrido y experiencia en la tarea educativa, también vamos sacando otros títulos como el de director de tiempo libre, el de primeros auxilios, el de manipulador de alimentos…

Monitores en una sesión formativa.

No obstante, nuestro aprendizaje no concluye con el aprobado de los títulos. En Eskubeltz Eskaut Taldea, contamos con un responsable de formación que junto con las personas que completan el equipo de formación se encargan de buscar y recoger las demandas formativas del monitorado. Después, este equipo busca a la persona adecuada para llevarlas a cabo o las preparan ellos mimos para impartirlas tanto en sesiones a lo largo del curso o en las convivencias anuales de monitores destinadas específicamente para formarnos.

 

Buscando, en definitiva, un estilo pedagógico que eduque a las personas libremente para que sean capaces de decidir por sí mismas. Consideramos que esto se tiene que realizar teniendo como marco:

• Una educación integral que abarque todas las dimensiones de la persona (intelectual, corporal, afectiva, social, moral y religiosa)

• Una educación liberadora que posibilite el desarrollo de la libertad individual y colectiva, y que permita a la persona liberar todo lo personal y profundo

• Una educación activa que tenga como centro al educando, partiendo de su forma espontánea de actuar y respondiendo a sus necesidades

• Una educación bidireccional en la que la relación entre el educador y la educadora y el educando posibilite un crecimiento mutuo y conjunto

• Una educación integradora que se base en la aceptación individual de las personas, independientemente de su origen, ideología o capacidades

Ideario de EE, A11

Esta entrada también está disponible en: Euskera