Esta semana nos ha dejado Yosu, uno de los padres del grupo que tanto se involucró en el comité de Gurasoak mientras su tiempo y su salud se lo permitían. Un compromiso no sólo con el grupo y sus hijos —uno de ellos actualmente en Azkarrak y el otro, tras terminar su proceso, fue monitor en el grupo—, sino con los valores del escultismo también.  Él fue una de las personas que fortaleció este equipo de trabajo entre padres y madres, y ofreció todos los recursos que estaban en sus manos en la preparación de campamentos y otro tipo de actividades.

A pesar de estar el grupo de campamento, queremos estar cerca de sus hijos, su mujer y el resto de familia y amigos. Todos ellos están presentes en nuestras oraciones antes de empezar las actividades del día.

Goian bego, Yosu.

Partekatu!