15º Aniversario

Gazteleraz >>

Parece que fue ayer cuando algunos de los que ahora somos monitores empezamos nuestro primer campamento de verano siendo unos críos, a cargo de un grupo de jóvenes inconscientes que no sabían muy bien la que estaban liando.
Con el tiempo la cosa fue cogiendo forma, y esos mismos jóvenes iniciaron en la Parroquia de Trinitarios la aventura de la creación de un grupo eskaut con el fin de utilizar la educación en valores en el Tiempo libre como un método más de transformación social.
Parece que fue ayer pero han pasado quince largos años de duro trabajo educativo, con muchos buenos momentos, y también por qué no decirlo algún que otro momento malo.
Los que antes éramos unos niños nos hemos convertido en jóvenes inconscientes, y preferimos no caer en conformismos, y dedicar nuestro tiempo en algo útil, siguiendo así el legado que nos fueron dejando los anteriores monitores.
De esos anteriores monitores no sabemos mucho, algunos se casaron, tuvieron hijos, les creció la tripa y se les cayó el pelo, así que las leyendas urbanas dicen que hay vida después del eskultismo.
Mientras nuestras vidas evolucionan, Eskubeltz se mantiene con el paso de los años, quince largos años, como símbolo de ese sueño loco que más de cincuenta jóvenes hemos compartido, una sociedad más justa y solidaria llena de personas libres, críticas y comprometidas.
Ese modelo de sociedad sigue siendo una utopía por el que desde Eskubeltz trabajamos a diario.
Zorionak Eskubeltz porque te lo has ganado.

BETI PREST
Partekatu!