El chute de alegría y motivación contra todo virus

Gazteleraz >>

Eskubeltz ya ha vuelto de campamento. No ha sido como otros años, han sido unos días diferentes, pero no peores, porque la esencia del grupo se ha mantenido en todo momento. Los diferentes campamentos han servido como chute de alegría y motivación, tanto para la chavalería, como para el monitorado. Han sido dos años complicados psicológicamente y emocionalmente, por lo que un momento como este de reencuentro y de calidad era más que necesario. Y así ha sido, a pesar de que las medidas sanitarias han dado la vuelta a toda la estancia. Por ramas, en dos casas diferentes, en Bernedo y Tertanga (Orduña).

Repasa todas las fotos en nuestra cuenta de Flickr.

Koskorrak

Las y los koskorrak se disfrazaron de galos y se colaron en la aldea de Asterix y Obelix. Todo porque los romanos habían robado las escrituras de ‘La Aldea Tertanguix’ y tenían que recuperarlas. Para ello, ganaron los Juegos Olímpicos sin tener que desplazarse a Tokio, donde vencieron a César y todo el imperio romano. Por el campamento, también se pasó Panoramix, quien les ayudó con diversas reflexiones y momentos de interioridad. Con él también se bautizaron con nuevos nombres que les acompañarían a lo largo de toda esta aventura.

2020_07_19-31 CAMPAMENTO

Aitor, Koskorrak, recibiendo la huella negra por Panorámix.

Kaskondoak

La rama Kaskondoak ha vivido su última aventura del proceso entre ciénagas. Shrek, Fiona, Asno y el resto de personajes se pasaron por Bernedo, con los que realizaron diversas actividades. Incluidas las guerras de agua tan sonadas y divertidas en las tórridas tardes alavesas. Además, hicieron talleres de jabones y otros tantos juegos fuera de la casa.

Oinarinak

Tras un año duro de operación, las y los Oinarinak estuvieron varios días en Tertanga. Con la resaca de la promesa todavía presente, realizaron diversas actividades y juegos, entre otros, una gymkana con diversas pruebas. El último día, para abordar el raid, se desplazaron hasta el nacimiento del río Nervión, donde pudieron conectar plenamente con la naturaleza y, por consiguiente, con ellos mismos. Terminaron el campamento con la puesta en común de sus reflexiones, un momento muy emotivo que les unió aún más como rama.

2021_07_24-28 VOLANTE AZKARRAK GR-93

La rama Azkarrak en una de las etapas de su volante.

Azkarrak

Las y los azkarrak tuvieron un campamento algo más largo que las ramas pequeñas. A los días en el albergue de Bernedo, sumaron cinco días de ruta por la GR-93 en La Rioja y una Vía Romana de la zona. Han sido dos momentos muy interesantes, cada uno con sus vivencias. Durante la ruta itinerante, visitaron numerosos pueblos, muchos abandonados, y pudieron disfrutar de los baños en el río o de las noches de estrellas durmiendo en un pórtico. Ya en la casa, la rama dinamizó varias actividades que había preparado previamente antes de dedicar el último día al raid, donde quedaron patentes el esfuerzo y la unión de la rama para sacar adelante el campamento.

Trebeak

La rama de Trebeak dedicó su campamento al Proyecto Personal de Vida Cristiana (PPVC), un proyecto donde recogen los principales ámbitos de sus vidas, con sus objetivos y diversas aplicaciones. Todo porque este curso ha sido el último del proceso como chavales. También tuvieron momentos más movidos, sobre todo, en las veladas que ellos mismos habían preparado. El momento más especial, el paso de rama. Ha sido el último. Ahora, algunos optarán por continuar en el grupo como monitores y otros llevarán su ‘beti prest’ a otros ámbitos de la vida.

Uno de los pasos de rama del campamento en Tertanga.

Partekatu!