Koskorrak y Oinarinak… ¡a andar!

Gazteleraz >>

Las salidas al monte y la preparación para el volante son muy importantes en todo el proceso eskaut. Más si cabe en las ramas mayores, que se enfrentan a salidas más largas y volantes de más días. Este ha sido el caso de la rama Oinarinak, que el pasado domingo estuvo en el monte Kamaraka, o la de la rama Koskorrak, que se pateó La Galea entera. Sin duda, dos ramas que pasaron el día en contacto con el medio natural, que es una parte activa muy importante en los valores eskaut.

La rama Oinarinak partió desde Algorta en transporte público hasta Llodio, donde comenzó a andar, cogiendo el sendero que le llevaría hasta la cima del Kamaraka. Fue un ascenso fácil para ellas y ellos, acompañadas, además, de un día soleado y de algo de calor. Su ruta terminó en Bakiola. Y no, no en Bakio, el municipio próximo a Bermeo. Terminaron en Bakiola, uno de los barrios de Arrankudiaga.

Pusieron final allí a una salida divertida y que les prepara para el gran salto que darán en verano, si todo sale bien. La rama lleva meses trabajando en su operación, que se materializará en un volante por el Camino de Santiago durante los primeros siete días de campamento. Toda una hazaña que seguro que la rama es capaz de asumir.

Las oinarinak en el monte Kumaraka.

Por su parte, la rama más pequeña del grupo, acompañada de sus monitores, se adentró en La Selva en busca de Akela y Raksha, que les han prometido ayudarles a encontrar su tótem, un objeto muy valioso que les brinda la protección necesaria para entrar en La Selva y que les garantiza que ningún animal les va a atacar. Como ahora no tienen tótem, Akela y Raksha les enviaron unos cascabeles que debían llevar en la muñeca para que les protegieran.

Para llegar allí, la rama salió de Getxo hacia Sopela por el paseo de la Galea y, aunque alguno que otro se mostró cansado, pudieron acudir al encuentro con Raksha. Continuaron después el camino para comer junto a una de las playas de Sopela. Más tarde, volvieron al metro después de jugar durante un buen rato.

Las koskorrak en el camino hacia Sopela.

Partekatu!