Los KOS y KAS cierran el trimestre en Berriz

Gazteleraz >>

Llovía bastante cuando los Koskorrak y Kaskondoak llegaron a la casa de Berriz donde iban a dormir en las convivencias. Nada más terminar de cenar, comenzó la velada conjunta en la que experimentaron a través de los cinco sentidos con diferentes pruebas animadas, más aún, con los disfraces que trajeron de casa.

El sábado fue turno de una salida al monte para los Kaskondoak hasta Zaldibar, mientras que los Koskorrak se quedaron en la casa conociendo más sobre la selva y Akela, el invitado sorpresa que iban a tener aquella noche.

Precisamente, por la tarde comenzaron con los preparativos para la cena y la velada: fajitas, nachos con queso y tarta de galletas para todos. Los Kaskondoak usaron ese bloque para trabajar y conocer los cambios que se producen en el cuerpo durante la preadolescencia.

Después de la merienda, tuvieron una Eucaristía oficiada por Javi Garai, donde repartimos el laurel ya que al día siguiente era Domingo de Ramos. Justo después de acabar, nos sumamos a La Hora del Planeta impulsada por WWF, la mayor acción global contra el cambio climático, que este año ha contado también con la participación del movimiento eskaut.

Durante la velada, los Koskorrak celebraron la fiesta que llevaban preparando durante todo el día. Los Kaskondoak como sorpresa hicieron un taller de repostería para preparar cookies, magdalenas y brochetas de fruta para el desayuno del día siguiente.

El domingo ya fue día para evaluar y recoger toda la casa. 48 horas llenas de alegría y energía, y si no, mirad estas fotos:

AQUÍ TODAS LAS FOTOS

Partekatu!