No hay momento más emocionante en el proceso de chaval de un eskaut que cuando sus monitores le ofrecen la pañoleta. Precisamente, esto les ha pasado este campamento a los Koskorrak 3. Tras estar todo el año trabajando el símbolo de la pañoleta y el compromiso, el último día en la puesta en común de su reflexión les comunicaron que sus monitores les ofrecían dar un paso más y comprometerse con la pañoleta.

Mirad cómo fue el momento.


Fotos y vídeos

Partekatu!