Las medidas anti Covid y el balance del pasado curso marcan la asamblea de Eskubeltz

Eskubeltz celebró el pasado sábado la primera asamblea de todo este curso, en la que formaron parte tanto el monitorado, como la comisión de padres y madres y el exmonitorado del grupo. Como en todo, el coronavirus también ha influido en esta reunión, dando lugar así a la primera asamblea no presencial de toda la historia de Eskubeltz.

Imagen de la asamblea del pasado sábado.

El cierre del curso 2019-2020 fue atípico en todos sus sentidos, y la pandemia viene marcando también el inicio de este curso. Su principal repercusión, como se vio en la asamblea, ha sido sobre la situación económica del grupo. Debido a que el tercer trimestre no se pudo desarrollar y a que, desgraciadamente, las colonias de verano tampoco vieron su final, este año se ha decidido reducir la cuota anual del grupo de forma puntual.

Los cargos y comisiones también se han visto beneficiadas por todo esto. Incluida la nueva comisión Anti Covid-19, a la que se ha destinado una partida extra en concepto de posibles gastos inusuales. En la asamblea se consensuó la necesidad de una gran participación en esta nueva comisión, puesto que es evidente que se presentan cambios en la situación pandémica casi a diario.

Mientras tanto, se revisaron las medidas que el grupo lleva implementando estos últimos meses para prevenir al máximo posible cualquier tipo de contagio. Sin nuevas actualizaciones, el grupo continuará, entre otros, tomando la temperatura tanto a la chavalería como al monitorado, desinfectando el material utilizado y proveyendo de mascarillas de repuesto y gel a todas las personas que forman parte de él.

Con un gran impacto y cambio en su estructura económica, y con una gran previsión frente a cualquier contratiempo que por el virus pueda surgir, Eskubeltz terminó el pasado sábado su asamblea con un buen sabor de boca, planteando, además, nuevas iniciativas y formas de poder dar lugar a la celebración del aniversario del grupo.

Partekatu!