OINARINAK.- Nuestro reto ha sido subir el Sollube. Hemos tenido que madrugar mucho, pero el sol y las ganas de subir al monte lo compensaron. El viaje hasta allí fue un poco largo, pero el buen olor a mar nos devolvió las ganas.

Comenzamos con un pequeño calentamiento por todo Bermeo, vimos un mercado medieval súper chulo, aunque Ainara y Paul no nos dejaron pararnos, porque decían que íbamos muy lentos… Nadie entiende de dónde salen esas cosas, ¡locuras de los y las monis!

Al final no pudimos subir hasta el Sollube, porque hacía mucho calor y se nos hizo un poco tarde, pero la aventura no decayó. ¡Volvimos a un parque con unas tirolinas, muy, muy divertidas con las que hicimos carreras! En definitiva, nos los pasamos genial y fue una muy buena forma de empezar el curso.

 

Partekatu!