Los Koskorrak se fueron a Sopela, mientras que los Oinarinak este domingo visitaron Gernika. Nada más llegar en tren, fueron a visitar el Museo de la Paz. Para muchos fue la primera vez por lo que aprendieron mucho acerca del bombardeo a esta ciudad y la situación actual en materia de paz.

Una vez visto, tomaron el hamaiketako, momento que aprovecharon también para hacer una reflexión de los visto en el museo. Con energías renovadas, continuaron su visita cultural en la Casa de las Juntas donde se celebran los plenos de los diputados forales. Además, tampoco pudo faltar la historia del árbol de Gernika, ese símbolo que representa a todos los vizcaínos.

Qué mejor sitio para terminar la visita que en el parque de los Pueblos de Europa, justo al lado de este emblemático lugar. Para comer se fueron a unos locales que les dejó la parroquia de Gernika. Allí estuvieron comiendo, hablando, haciendo el tonto… en definitiva, de relax, disfrutando del día en rama. De hecho, tan entretenidos estaban que casi se les pasó la hora de coger el tren de regreso, por lo que tuvieron que salir pitando de los locales para no perderlo.

Más fotos, aquí.

 

Partekatu!