El fin de semana pasado los y las Oinarinak estuvieron en Dima, disfrutando de un fin de semana con la rama preparando su promesa. Llegaron el viernes, y a pesar de la lluvia y el cansancio llegaron a su destino y pudieron dormir gracias a que los padres Trinitarios acogieron a los Oinak en la casa de Beato Domingo Iturrate, y prepararse para el raid, la puesta en común y la esperada velada.

El sábado después de recoger las mochilas cogieron sus raids y se dispersaron; cada uno con su esterilla y raid, rodeados de naturaleza, con conexión directa con ellas mismas y con Aita. Después, tuvieron un rato para perderle el miedo a los camping gases, comer, y aprender a fregar con barro.

Pasaron la tarde poniendo en común emociones, sensaciones y sentimientos, aconsejándose y apoyándose entre ellos. Además, expusieron cómo se veían respecto a la promesa y qué compromiso querían adquirir.

Cuando terminaron, montaron las tiendas y cenaron. Se prepararon para el túnel del tiempo, que se hizo en las cuevas de Balzola, ambientada para la ocasión y llena de fotos. Recordaron todo lo vivido juntas, con el monitorado, con las diferentes personas que han formado parte de la rama desde que empezaron su proceso eskaut.

El domingo se tomaron la mañana para escribir su promesa, mientras las familias que quisieron acercarse a vivir este momento con ellos conocían las cuevas. Después de comer llegó la hora de presentar sus compromisos ante las familias y ante Aita, y entre llantos y carcajadas fueron leyendo sus promesas uno a uno. Simbolizaron esto estampando su mano en un tablón y recogieron la mano negra que posteriormente añadirán a su pañoleta como símbolo de haberse comprometido.

Ha sido un fin de semana muy emotivo, para conocerse más a ellos mismos y entre ellos, para hacer piña y avanzar unidos en su proceso eskaut.

Partekatu!