AZKARRAK

KAREN ANTÓN.- En esta semana Santa, para  celebrar  la Pascua, se decidió convivir y hacer diferentes actividades con otros grupos scouts y parroquiales. Al principio, para trabajar y conocernos mejor, los monitores nos dividieron por equipos de colores, trabajamos el via crucis con sus 14 estaciones, hablamos sobre cada una de las etapas que más tarde, algunas de ellas fueron representadas por nosotros. También conocimos la vida de  personajes como Mandela, Martin Luther King, Irena Sendler o Mahatma Gandhi y representamos con teatros diferentes momentos de su vida en los que se reflejaban las cosas buenas que hicieron,  cómo sufrieron por conseguir valores que, hoy en día, han avanzado pero que todavía podrían mejorar más.

Talleres sobre los referentes.

Por supuesto, celebramos la Pascua con misas. Reflexionamos sobre nuestra apariencia, el valor de  la vida…  Las distintas opiniones de mis compañeros me abrieron distintas perspectivas sobre esos temas.

El fuego como elemento en la Eucaristía.

Entre todas las celebraciones, una de la que más me gustó fue la del Viernes Santo, todos nos encontrábamos reunidos, había una cruz enorme de madera colgando del techo, cada persona iba pidiendo por quien quisiera y compartiendo qué cruz acarreaba él. Finalmente para celebrar que Jesús había resucitado hicimos una fiesta con música, bebida y  comida.

Algunos de los participantes en la Pascua en la fiesta de la última noche.

Fue una experiencia estupenda de la que nos hubiera gustado prolongar, esperemos que el año que viene podamos repetir.

TREBEAK

INÉS GUTIÉRREZ.- Hemos ido varios grupos de iniciación cristiana de Errekalde, Sestao y Bilbao y los eskauts de Kilimusi, Errekalde, Txispeleta y Eskubeltz. Nos han dividido en varios grupos y cada grupo tenia que ir a una residencia de ancianos o a un comedor social. Por las mañanas, hemos estado colaborando en esos sitios, hablando con los ancianos en la residencia y sirviendo comida en el comedor. En la residencia, hemos aprendido que tenemos que valorar mas a nuestros aitites y amamas porque el día que se vayan, nos arrepentiremos de no haber estado tanto tiempo con ellos. También, me di cuenta de la calidad de vida que tenemos y las personas que nos rodean ya que las personas que están en residencias están bastante solas.

Hemos estado trabajando sobre una dinámica que se llama “ver juzgar y actuar”. Consistía en ver el primer día la situación de estos dos lugares; el segundo día, pensar que efecto tiene en nosotros y qué opinamos sobre esa situación; y el tercer día, pensar cómo podemos actuar para ayudar en esa causa. La reflexión que he hecho yo personalmente, es que en verdad la mejor manera de recibir es dando. Me he dado cuenta de que lo que para mi significa relativamente, poco para otras personas puede ser muy importante. Me quedo con las palabras de Asunción, una de las ancianas de la residencia: “Ojalá vinieseis todos los días a alegrarnos”. También me he dado cuenta de que estas buenas acciones son las que nos acercan a Jesús porque Él es el que nos dice que pensar en los demás en vez de en nosotros mismos, es lo que necesita la sociedad.

Parte de los Trebeak de Herri Aldea y los grupos de iniciación cristiana.

Partekatu!