Los monitores se van a Suesa. ¿Qué hacían allí?

El fin de semana del 29 al 30 de octubre el Equipo de Monitorado de Eskubeltz (EME) estuvo de retiro en  el Monasterio Monjas Trinitarias de Suesa. Pudieron compartir un fin de semana junto a las monjas del monasterio y otros huéspedes que se encontraban allí. Es una comunidad que vive poniendo en práctica el Evangelio de Jesús. Su peculiar forma de vida es de aquellas personas que se ven atraídas por su experiencia de Dios, buscando el silencio y la soledad que necesitan para vivir en profundidad.  2022_10_29_RETIRO

Para ver más fotos, pincha en la imagen.

Trabajaron junto con el evangelio durante todo el fin semana. El sábado por la mañana trabajaron la figura de Dios, es decir, quién era Dios, qué es para ellos tener fe, etc. Después, comieron con otros huéspedes, pero siempre en silencio. Este ambiente de paz en las comidas y cenas es algo vital en este lugar. En el bloque de la tarde, trabajaron la aceptación, la visión que tienen de sí mismos y la que tienen los demás de ellos. Por lo que fue algo más íntimo, ya que se enfocaron en su conocimiento personal. Además, tuvieron la visita y la oportunidad de conocer a varias monjas que vivían allí. Ellas pusieron en común la labor que realizan en su día a día, las actividades y que estilo de vida llevan en el monasterio. Así mismo, pudieron hacerles preguntas como qué les hizo a ellas querer llegar hasta ese lugar o a esa vida.

2022_10_29_RETIRO

Además, pudieron participar en la misa del sábado a las siete y la del domingo a las diez. Vieron cómo la oración comunitaria que tienen recorre diferentes horas del día y la utilización de los medios más sencillos, como un coro monástico circular, sin espacios jerarquizados, sin adornos excesivos y una comunidad femenina formando una circunferencia abierta. En las misas, han podido observar cómo ellas hacen uso de un lenguaje inclusivo, diversos estilos de música que intentan conectar la tradición con lo actual (órgano, guitarra, percusión) y el silencio con el canto y la palabra.

Una vez acabada la misa del domingo a la mañana, el equipo de responsables hizo una escapada a la playa de Somo donde estuvieron paseando por el pueblo y observando las vistas que recorrían toda la playa. Fue un fin de semana diferente y necesario para reflexionar sobre qué papel tiene Jesús en el día a día y de qué manera está presente en sus vidas.

2022_10_29_RETIRO

Partekatu!